Paloma Mayordomo, artista MUS-E del CEIP Jardín de Arena: “Nuestro objetivo es que los niños y las niñas vean divertido saber escribir, hablar y leer para comunicarse bien”

 

Recientemente, durante el curso 2017-2018 y el 2018-2019, hemos dado cuenta de las actividades vinculadas al Programa MUS-E  que se han realizado en el CEIP Jardín de Arena, un centro educativo de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), que decidió abrazar la originalidad y la amplitud de opciones y de miras artísticas que ofrece el Programa MUS-E y enseñar y educar desde las Artes a través de la disciplina de periodismo y de la lectura, principalmente.

Así, entre abril y junio de 2018, el CEIP Jardín de Arena, bajo la temática ‘Narrativa y Periodismo’, junto al estudio de la obra de ‘El Principito’ de Antoine Saint de Exupery trabajó con doscientos niños, de primero a sexto de Primaria que disfrutaron junto a sus profesores, de una forma de aprender diferente, propiciando el respeto, la motivación y la creatividad a través de la escritura y la oralidad.

Una de las encargadas de llevar a cabo estas sesiones es Paloma Mayordomo, artista MUS-E de Escritura Creativa (Escuela de Oralidad y Escritura Alonso Quijano). Tuvimos ocasión de charlar con ella durante el XX Encuentro Internacional de Evaluación y Planificación del Programa MUS-E, celebrado en noviembre en la Residencia de la Cristalera, en Miraflores de la Sierra, donde ella dio un taller de escritura creativa a los docentes de los diferentes centros MUS-E presentes, además de participar en el resto de actividades.

 

Paloma, parte de un grupo de trabajo que también llevó a los niños y niñas del CEIP Jardín de Arena a los estudios de Alcázar Televisión, desea recordar antes de nada a Luis Sampedro, “gran profesional del que aprendí mucho. Fue él quien impartió las sesiones del primer año, a las que asistí como oyente”.

Pregunta: El Jardín de Arena es uno de los colegios que lleva varios años impartiendo el Programa MUS-E. ¿Cómo ves el desarrollo del MUS-E en este centro?

Respuesta: La acogida del Programa MUS-E, en el centro, fue muy buena desde el principio y especialmente valorada  por toda la comunidad educativa. Este curso ha sido la tercera edición y, desde la primera, hemos podido constatar como el desarrollo ha sido muy positivo y exponencial. Para ello, sin dudad, ha sido fundamental la colaboración de la coordinadora MUS-E y del equipo directivo, el claustro y las familias que han participado activamente. Y, también, la actitud de los niños y niñas que conforman el alumnado. La implicación y predisposición es fundamental en el buen desarrollo del programa.

En vuestro caso, aplicáis una filosofía ciertamente original y notable, como es trabajar con el Programa MUS-E a través de la literatura, la escritura creativa, la oralidad y, en última instancia, del periodismo. Y este año con un eje vertebrador, ‘El Principito’. ¿Qué nos puedes contar de estas ideas?

Nuestro objetivo es conseguir que los niños y las niñas vean divertido, e incluso interesante, saber escribir, leer y hablar bien para poder comunicarse.  La comunicación es básica para que se produzcan los cambios y la transformación y, la literatura, con sus autores y autoras y sus obras, es la prueba de ello. Un buen ejemplo es ‘El Principito’ de Antoine de Saint Exupéry.

Es importante que  asimilen que la escritura, la lectura y el habla son herramientas que les ayudan en el autoconocimiento y, que desde ahí, pueden establecer el diálogo con el mundo y cambiar y transformar cuanto se propongan con el apoyo y la ayuda de sus iguales.

Con “El Principito’ y el periodismo hemos podido trabajar interdisciplinar y conjuntamente en todo el centro, los valores que promueve el Programa MUS-E. Tanto Antoine de Saint Exúpery como Yehudi Menuhin llevan toda una vida dejando huella a través de su obra y, es algo que el alumnado captó e interiorizó inmediatamente. También nos pareció interesante trabajar la realidad a través del periodismo y la ficción a través de la literatura, como formas para lelas de contar y crear o recrear nuestro mundo. En todo arte, no hay una sola forma de ver y contar las cosas, hay varias, muy distintas y, todas válidas.

¿Cómo ha sido la aceptación por parte del alumnado de este tipo de propuestas e itinerarios?

El hecho de llevar  tres años trabajando con el mismo alumnado nos permite acceder mejor  a ellos y ellas y vencer sus reticencias más fácilmente. El conocimiento mutuo lleva a una mayor confianza y se percibe en sus deseos crecientes de abrirse a nuevas experiencias, con mayor curiosidad y motivación.

Incluso en primero, con los que empezábamos de nuevas este año,  hemos notado una entrega y predisposición muy positiva, fruto de la colaboración y trabajo previo del centro con su alumnado.

Hemos percibido como cada año quieren más, desean explorar nuevas formas de conocimiento y experimentar en grupo, disfrutan de las sesiones y participan activamente, conscientes de sus diferencias y aprendiendo desde el respeto.

Incluso llegasteis a ir a la Televisión de Alcázar de San Juan. ¿Cómo fue esa visita?

Las actividades, como la salida a la televisión de Alcázar de San Juan –manchacentroTV– , son un estímulo para el alumnado que se puede aprovechar para el buen desarrollo del MUS-E en el centro, como bien hemos podido comprobar en nuestro caso. El aprendizaje sobre los distintos géneros periodísticos, se completo con la visita a la televisión de su ciudad y por una mañana, todos fueron partícipes y protagonistas de la noticia que luego pudieron ver con sus familias en la televisión de su casa o compartir por Internet. Desde aquí agradecer su atención a los profesionales del medio, que nos explicaron todos los procedimientos para completar la experiencia formativa que supuso la visita.

¿Qué opinas de la labor de la Fundación Yehudi Menuhin en general, y del Programa MUS-E en particular?

Desde la asociación, de la que formo parte, y desde la escuela creemos firmemente en la filosofía de la Fundación Yehudi Menuhin y los objetivos del Programa MUS-E como “ejemplo de valores para emprender, transformar  y progresar juntos” y en la escuela como “espacio de encuentro y convivencia para crecer”.  Valga para responder a esta pregunta las palabras del propio Yehudi Menuhin, con las que coincidimos: “El arte de la creación reside el don de percibir lo particular,  de generalizarlo y de crear, en consecuencia,  de nuevo lo particular.  Es pues un potente transformador, así como un generador de soluciones creativas con respecto a un problema dado.  Es la moneda de intercambios humanos: aquella que permite compartir los estados del alma y de la conciencia, de descubrir los campos nuevos de experiencia”.

En el CP Jardín de Arena trabajáis a través de la Escuela Alonso Quijano, un centro de oralidad y escritura. En líneas generales, cuáles son vuestros objetivos como escuela, tanto en el Jardín de Arena como en otros lugares donde trabajéis.

La Escuela de Oralidad y Escritura Alonso Quijano es parte de una asociación desde la que trabajamos por los derechos humanos a través de la oralidad y la escritura, en definitiva a través del arte, de ahí que consideremos tan importante nuestra colaboración con la Fundación Yehudi Menuhin, a la que agradecemos su confianza. Nuestros objetivos y valores coinciden y nuestro deseo, en la colaboración que mantenemos con las diferentes entidades con las que trabajamos, es siempre el mismo, promover en nuestro ámbito el conocimiento y difundir y promover la creación oral y escrita en base a la defensa de los derechos humanos.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz