El Proyecto ‘Diversidad y pluralidad desde lo emocional-Arte y cultura religiosa compartida’ trabaja en el marco del Encuentro internacional Experimentarte-Educarte

 

El evento, realizado del 19 al 22 de noviembre en la Residencia de La Cristalera, en Miraflores de la Sierra, ha servido para trabajar con centros allí presentes y que forman parte del Proyecto ‘Diversidad y pluralidad desde lo emocional-Arte y cultura religiosa compartida’.

En el marco del Encuentro internacional Experimentarte-Educarte, realizado del 19 al 22 de noviembre en la Residencia de La Cristalera, en Miraflores de la Sierra, se ha aprovechado para trabajar con  centros allí presentes y que forman parte del Proyecto ‘Diversidad y pluralidad desde lo emocional-Arte y cultura religiosa compartida’.

Estos centros son el CEIP Vicálvaro y el IES Barrio de Loranca. Con ellos también se trabajó en los foros profesionales realizados en el encuentro internacional. Juntos, analizamos y pusimos en común experiencias.

A su vez, se presentó el trabajo realizado, así como un intercambio de resultados. De la mano de ello se dio una presentación de buenas prácticas, en convivencia e identidad compartida, con el reto de una nueva ciudadanía global.

Se ha aprovechado para presentar la guía que se está realizado del proyecto: ‘Guía de recursos para la Diversidad y la Pluralidad religiosa desde lo emocional. Documento de apoyo para centros y colaboradores’, algo que ha sido muy valorado por los participantes.

El trabajo se ha planteado  considerando que cuando el ser humano aborda el hecho religioso desde lo que siente, es capaz de reconocer en la identidad de los demás con otras concepciones religiosas puntos de encuentro. Por ello, es importante fomentar la inteligencia espiritual como algo que nos conduce hacia preguntas sobre el sentido y el propósito de la vida sin límites de ningún tipo sobre creencias o prácticas en particular. Hay que partir de una definición de espiritualidad amplia, que puede facilitar el encuentro de bases comunes entre las diversas religiones y recoger necesidades humanas que posiblemente son universales.

La Inteligencia Espiritual está relacionada con la inteligencia emocional porque la espiritualidad implica desarrollar una sensibilidad intrapersonal e interpersonal. Prestar atención a los pensamientos y sentimientos subjetivos y cultivar la empatía es parte del aumento de la conciencia de la vida espiritual interior. La Inteligencia Espiritual es la base necesaria para el eficaz funcionamiento tanto del Cociente Intelectual como de la Inteligencia Emocional. Es nuestra inteligencia primordial, y también sería la capacidad de dar una respuesta a la pregunta: “¿Quién soy?”, de encontrar un sentido profundo a la vida y permanecer alineado con los principios trascendentales. El ser humano es un sujeto simbólico, una criatura de significado. Por ello es parte de la condición humana el hacerse preguntas del tipo: “¿qué hacemos aquí?” “¿para qué estamos?” “¿qué podemos esperar?”; lo que no significa que tengamos una respuesta para todo ello o que sólo haya una.

Con la aplicación de la Metodología MUS-E desde el Arte y el Desarrollo de la Inteligencia Emocional se aborda la Inteligencia Espiritual desde la práctica, analizando cómo incide la religión en lo que somos y hacemos, en nuestros valores y en nuestra relación con los demás, pasando de lo individual al proceso de construcción social, en donde nos encontraremos con el sentimiento religioso y abordaremos la necesidad de trascender a cómo se ha formado el hecho religioso desde las distintas culturas y religiones que enriquecen y aportan.

La FYME forma parte del Proyecto ‘Diversidad y pluralidad desde lo emocional-Arte y cultura religiosa compartida’.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz