¿Por qué debería importarnos la danza? Razones desde el CEIP Vicente Aleixandre de Ceuta

La sonrisa de un niño. El abrazo de un amigo. Compartir espacio. Realizar el mismo proyecto.

Todo esto nos evoca sensaciones similares: Compañerismo, amistad… valores que muchas veces damos por sentado o les restamos importancia.

Algo similar ocurre con las artes, que se suelen tener en un último plano en los planes de estudio oficiales. Sobre todo pasa con la danza, caso que nos ocupa en el CEIP Vicente Aleixandre de Ceuta donde nuestra artista de danza, Ana Lara, se muestra contundente:

“El baile es algo innato en los niños. Desde bebés, los niños se mueven de forma natural para expresar un sentimiento. Cuando este movimiento se vuelve conscientemente estructurado y se realiza con conciencia de sí mismo, se convierte en baile.

La danza es un método natural para el aprendizaje, una forma básica de expresión cultural, un idioma universal. Mientras que, en nuestro sistema educativo, se incluyen desde los primeros años de Educación Infantil artes como el dibujo y la música, la danza suele quedar un tanto descuidada y es ahí donde los artistas de danza de la fundación tomamos protagonismo en este centro. Son muchas las aportaciones que el baile puede hacer a los niños en su etapa de crecimiento, no solo a nivel físico, los beneficios a nivel emocional y social, aunque menos extendidos, son si cabe, más destacables. Una sesión de danza de danza además de divertida y estimulante favorece el desarrollo de habilidades muy importantes en el futuro de los niños.

 

Podríamos decir que los principales beneficios de las sesiones en los niños son:

 

–           Desarrollo físico.

–           Desarrollo de la expresión corporal, el oído y la memoria.

–           Madurez Emocional.

–           La danza fomenta la creatividad y la imaginación de los niños. Desarrolla la sensibilidad de los pequeños, permitiendo que fluyan sus sentimientos con total libertad.

–           La danza se puede considerar como una forma de comunicar ideas, pensamientos y sentimientos de una manera no verbal. La danza también puede fortalecer el desarrollo de la alfabetización en los niños, ya que utilizan su imaginación para formular ideas, crear personajes y narrar historias.

–           Habilidades sociales. Ayuda a la socialización de los niños más tímidos, fortalecen su confianza y se fomenta el trabajo como parte de un equipo. Los niños aprenden a comunicar ideas a los demás a través del movimiento, y a trabajar como miembros de un equipo, fomentándose la cooperación y la interacción entre ellos.

–           Disciplina. La danza enseña disciplina tanto física como mental, ayudando al desarrollo de la personalidad de los niños. La disciplina aprendida les ayudará en el futuro y mantendrán una motivación para salir adelante en sus carreras profesionales y tener una vida sana.”

 

 

Como se puede ver, muchas veces las cosas aparentemente insignificantes esconden grandes beneficios. Eso es metodología MUS-E. Esto es educar desde y con el arte.

El Programa en Ceuta es posible a través de la FYME y gracias al acuerdo suscrito con el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, el Ministerio de Educación y Formación Profesional y la Ciudad Autónoma de Ceuta. Además han participado y colaborado también el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 a través de su convocatoria del 0,7%.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

¡No hay eventos!

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz