Pilar Aranda: “Para mí MUS-E es Arte con mayúsculas en la vida”

Imágenes de los resultados de uno de los trabajos de Pilar Aranda

 

Pilar Aranda es artista de Teatro y Audiovisual en la Comunidad de Madrid y Castilla-La Mancha. Con ella repasamos su trayectoria con el Programa, que se extiende por más de una década.

¿Qué es para ti el MUS-E?

MUS-E empezó siendo música en la escuela para llegar a ser Arte con mayúsculas en la escuela; para mí MUS-E es Arte con mayúsculas en la vida.

¿Cuál fue tu primer contacto con el Programa?

Tuve la suerte de vivir en la Mancha Manchega, que hay mucho vino, mucho pan, mucho aceite y mucho tocino, pero no había artistas que pudieran desplazarse en horario lectivo hasta el colegio Virgen del Monte de Bolaños de Calatrava… así que desde el colegio presentaron mi candidatura a la Fundación para que pudiera ser yo (una artista en ciernes) la que se encargara de musear en la disciplina de Teatro. En aquella época tenía mi compañía de teatro infantil, poca formación (de hecho no conocía a nadie que hubiese estudiado arte dramático a mi alrededor) pero mucha ilusión y corazón. Después fue llegando la formación y perdiendo la ilusión, así que para que el corazón quedase intacto he intentado estar siempre en contacto con el trabajo de la Fundación.

(Justo debajo, algunos ejemplos del trabajo que, sobre obras pictóricas, hizo Pilar Aranda. Una muestra de su reciente labor MUS-E, en Castilla-La Mancha)

¿Por qué crees que es tan importante en trabajo con y de las Artes en los centros educativos?

El trabajo con las Artes de la manera que se trabaja en el MUS-E exime a los niños de la competitividad de los buenos resultados; el objetivo no es el producto final, sino el proceso. Es importante recordarle a cada niño y niña que es un artista, y que pueden usar ese Arte para expresar lo que les preocupa o emociona. Decía Nietzsche que “la vida sin música sería un error”, desde luego la escuela sin arte sería un error, así que prosigamos con este camino de aciertos.

¿Cómo ha cambiado tu vida, a nivel profesional y personal, desde que eres artista MUS-E?

Llevo colaborando con la Fundación de manera interrumpida desde hace más de quince años, y puedo decir que las grandes decisiones que he tomado en mi vida profesional y personal se han visto siempre alimentadas por momentos MUS-E. En las sesiones nos ocupamos mucho de la autoestima de los alumnos y alumnas, les instamos a no tener miedo de equivocarse y hacer del error una propuesta diferente y sobre todo intentamos escucharles y animarles a que expresen lo que están sintiendo. Mala profesional sería si no me aplicara aquello que defiendo, y aunque es cierto que ‘En casa del herrero, cuchillo de palo’, en casa del artista vamos evolucionando un poquito en cada sesión.

¿Cuánto de importante es que el MUS-E esté inserto dentro del horario escolar?

Este me parece uno de los aciertos del Programa y el motivo para que pueda perdurar en el tiempo; al fin y al cabo, los artistas solo damos una semillita a los alumnos, pero los que la riegan y la cuidan son los profesores. Esto no podría hacerse si el MUS-E no estuviera dentro del horario escolar.

¿Cómo sería la vida del centro educativo o de los centros educativos en los que desarrollas tu labor sin el MUS-E?

La verdad es que no sé cómo sería, pero estoy segura de que con el MUS-E es mucho mejor.

¿Cómo preparas tus sesiones?

Cada año me gusta basar la sesiones en un eje temático común, dependiendo de lo que me esté interesando en ese momento. Decía una directora de cine documental “Si a ti te duele la mano, ¿por qué estás filmando el pie?” y yo aprovecho también las sesiones para profundizar en aquello que me “duele” o inspira. El año pasado, por ejemplo, visité en verano el Teatro Romano de Mérida y solo pude hacer programaciones que tuvieran que ver con Grecia y Roma. 

La vida con MUS-E es mucho mejor

¿Hay margen para reconducir la programación e incluso para improvisar según sea el ambiente de esa jornada, en ocasiones marcado el alumnado por alguna situación externa que le puede cambiar el ánimo?

No es que haya margen, es que hay ocasiones en las que lo único que se puede hacer es reconducir. Seguir la programación es muy importante, pero los artistas somos mucho más sensibles a la realidad que nos rodea, y de la misma forma que un pintor hay días que no puede pintar una sonrisa, no podemos exigir a los alumnos que cambien sus emociones en 15 segundos. No sé si la palabra adecuada sería improvisar, pero desde luego sí hay que adaptar en ocasiones con el arsenal de recursos que cada uno lleva en su mochila.

No sé si la palabra adecuada sería improvisar, pero desde luego sí hay que adaptar en ocasiones con el arsenal de recursos que cada uno lleva en su mochila

¿Alguna anécdota, algún recuerdo impactante del MUS-E, algo que marcó un antes y un después en ti, en tu grupo de trabajo?

Pues… no voy a decir nombres, pero recuerdo un colegio muy conflictivo con una clase muy conflictiva que esperaba cada semana como agua de mayo que llegase la sesión MUS-E. Dos niños se habían enfrascado antes de la sesión en una dura pelea, y su profe pretendía castigarlos sin mus-e. Recuerdo que salí al pasillo a hablar con ellos e intentar convencer al profe anterior que me los dejara. Los niños me contaron la pelea, con miradas de odio cada uno en sus ojos (la causa de la

pelea era una bobada, pero la ira que cada uno tenía era sincera) y decían que no iban a hablarse ni a mirarse nunca en la vida. ¿Qué creéis que hice yo? Pues lo mismo que estoy haciendo ahora mismo: llorar como una magdalena. No os podéis imaginar la pena que me dio que dos niños de 10 añitos usasen esos términos y tuvieran tanta rabia en su mirada, así que me puse a llorar sin consuelo porque imaginaba que llevar tanta ira dentro era el mayor castigo que cada uno de ellos podía tener. Los niños reaccionaron a mi llanto de una forma muy tierna, hablamos de lo duro que era no sujetar esas emociones que les lleva a hacer daño a los demás, les hablé de mi infancia con esos mismos problemas, les conté un cuento (que tenía que ver con un jinete que no sabía llevar las riendas) y nos dimos un abrazo de esos de más de 20 segundos que te reparan las heridas del alma. Ese fue un momento que nunca olvidaré, y que sepáis que los dos protagonistas se hicieron íntimos amigos desde ese momento… esa es una de las anécdotas MUS-E que marcan.

¿Cómo valoras el papel de la Fundación?

Me ha venido a la cabeza una comparación con Rafa Nadal… que no deja de obtener victorias pero gracias a su constancia y capacidad de trabajo contra viento y marea. Así es el papel de la Fundación, un ejemplo de trabajo y constancia aunque soplen vientos desfavorables.

¿Cómo sería el mundo sin MUS-E?

Parafraseando a Nietzsche… el mundo sin MUS-E sería un error.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

¡No hay eventos!

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz