El MUS-E cala en el IES José de Churriguera

 

Acabado el curso 2018-2019, una realidad es patente en los alumnos y alumnas MUS-E del IES José de Churriguera (Madrid): el interés por el Programa y por seguir disfrutando del mismo en el futuro.

Lavinia Vila ha sido la artista encargada de las actividades MUS-E en el IES José de Churriguera:, de Madrid. El Programa se desarrolla en este centro a través de la FYME con la colaboración de las Consejerías de Educación y de Servicios Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid.

En general todos los grupos han ido entrando en las dinámicas propuestas, mostrando interés por tener sesiones. En ciertas dinámicas muy participativas y teatrales sí es cierto que algunos grupos han necesitado su tiempo para ir entrando poco a poco y confiando en sus propias habilidades, rompiendo barreras y miedos. Se han ido formando, en líneas generales, ambientes cada vez más distendidos, donde la mayoría de personas ha podido expresar y atreverse a probar dentro del lenguaje escénico y dentro de otras propuestas diversas que iban desde la expresión corporal a la emoción, la relajación y la improvisación dramática”, comenta Lavinia Vila sobre cómo ha caminado el MUS-E este año en el IES José de Churriguera.

Lavinia apunta que han sido la escucha y de atención grupales, propias de los inicios de sesiones basadas en el Arte Dramático, las dinámicas donde el alumnado “ha entrado con más facilidad desde el inicio. La mayoría de grupos han tenido un desarrollo muy favorable en todos estos aspectos”.

Que no se detenga el MUS-E

Lavinia enfatiza en la necesidad de que el MUS-E tenga presencia y presencia en el IES José de Churriguera, donde algunas dinámicas “se han podido desarrollar con participación y motivación mayoritaria pero siempre avisando constantemente de no hablar, de no caer en la falta de respeto haciendo bromas a las compañeras/os…  Se les ha propuesto diferentes dinámicas adaptadas a sus realidades y sus necesidades”. 

Aunque no siempre ha sido sencillo, por la dificultad a veces para lograr la escucha constante. “En alguna actividad de relajación han podido entrar de manera más grupal, pero en sesiones concretas; en otras ha sido más difícil”.

Para crecer, seguir avanzando, pulir estos detalles derivados de sesiones quincenales desarrolladas desde el mes de diciembre hasta el mes de mayo, la presencia del MUS-E se hace indispensable. Y en ese futuro tras el verano tienen unos socios y socias asegurados: los alumnos y alumnas, cuya valoración del Programa es “muy positiva”. Seguimos trabajando.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz