Motivación para el aprendizaje de nuevas danzas y entusiasmo por repetir las conocidas

 

En el CEIP Nuestra Señora del Remolino, en El Molar, Madrid, Rosa Castillo ha acudido a seguir trabajando con la Danza. Y este titular que ilustra la noticia bien podría ser un buen resumen de lo extraído… aunque no lo único.

«A lo largo de las sesiones se ha fomentado la motivación para el aprendizaje de nuevas danzas y propuestas de movimiento compartidas entre diferentes compañeros, esto ha reforzado la cohesión del grupo sin discriminar a nadie en los momentos de distribución en pequeños grupos para desarrollar la actividad.

»Hemos trabajado dinámicas para el desarrollo de la capacidad de escucha, utilizando el silencio como herramienta  de respeto hacia los demás, valorando la importancia que esto conlleva en el trabajo grupal, consiguiéndose de manera patente la mayoría de las veces.

»En general, podemos decir que se ha generado un ambiente respetuoso y con buen clima de trabajo, interrumpiendo en algún caso puntual la sesión porque algún niño/a no ha querido bailar o dar la mano al compañero/a que le tocaba, teniendo que reflexionar sobre ello.

»Los niños y niñas que al comienzo de curso temían exteriorizar sus sentimientos y se mostraban inhibidos a la hora de hablar de  sus inquietudes al finalizar el movimiento, evolucionan positivamente tomando la iniciativa notablemente según se van sucediendo las sesiones. A lo largo de todo el período se ha planteado una metodología activa y lúdica, presentando las propuestas de manera atractiva y divertida. Según la valoración final por parte del alumnado, todas las actividades realizadas han sido de buen agrado para ellos, motivándolos a aprender nuevas danzas y dinámicas de movimiento diferentes. En todo momento se ha valorado el trabajo individual y grupal, aceptando las posibilidades y limitaciones de los demás;  resaltando la riqueza que aporta el compartir las dinámicas con otros miembros del grupo.

»Tanto el alumnado como el equipo directivo han dado muestras de ilusión y entusiasmo por la eficacia del Programa, viéndose reflejado en el comienzo de las sesiones después del confinamiento en el 1º cuatrimestre del curso escolar (mes de octubre).

»La predisposición del alumnado ha sido excelente, acogiendo con entusiasmo todas las dinámicas propuestas por el artista,  los niños y niñas entraban a la sala manifestando expectación y  entusiasmo por saber qué se iba a bailar en esa sesión.

»No sólo se han mostrado motivados por aprender nuevas danzas, sino, que querían repetir danzas que ya habían practicado en sesiones anteriores.

»Hemos creado lazos de encuentro entre diferentes culturas, a través del aprendizaje y ejecución de danzas de diferentes países y culturas, conociendo y disfrutando de las peculiaridades de cada una de ellas.

»Finalmente, se ha dotado de herramientas en el ámbito intercultural, igualdad de género y desarrollo de la inteligencia emocional al tutor implicado en el Programa, valorando en todo momento nuestro trabajo e intervención con el grupo.

»El alumnado ha explorado las  posibilidades expresivas y rítmicas del cuerpo, aceptando sus limitaciones y las de los demás, ayudando y apoyando a los compañeros cuando les necesitaban.

»Por otro lado, los niños y niñas han tenido la oportunidad de conocer alguna danza perteneciente a la cultura e identidad de origen de las familias de algunos compañeros-as, creando lazos de encuentro con la cultura de acogida, fomentando la tolerancia y respeto ante la diversidad de manifestaciones culturales ajenas.

»Finalmente, los propios maestros han expresado la importancia de trabajar con los niños-as (sobre todo después del período de confinamiento) mediante la metodología MUS-E, pues en su rutina diaria  les es imposible abordar ciertos aspectos como la educación en el ámbito intercultural y el desarrollo de inteligencia emocional, que el Programa cubre notablemente, agradeciendo las nuevas herramientas y posibilidades que se les presenta mediante la práctica de esta actividad artística».

Los trabajos en el CEIP Nuestra Señora del Remolino se encuadran dentro de la colaboración entre la FYME y la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Educación y Formación Profesional. Además, también toma parte la Consejería de Educación e Investigación y el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 a través de su convocatoria del 0,7%.

 

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

¡No hay eventos!

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz