Inma Haro: “Cuando yo entro en una clase MUS-E, el lenguaje inclusivo está ahí, vivo”

 

Esta artista multidisciplinar lleva un buen número de años colaborando con la FYME. En esta entrevista, Inma aborda las cuestiones de Género y cómo a través del MUS-E y de la su Metodología se han ido implantado en las aulas. Los avances, los logros conseguidos en la materia y los retos que quedan por cubrir, siempre a través del Arte, son el punto de análisis de esta charla.

¿Por qué colaboras en este proyecto?

Es un espacio de transformación, de vínculo con la comunidad educativa y de autoconocimiento, que nos permite ir más allá, a la  reflexión y a la acción .

¿Qué aporta la Metodología  MUS-E para el Género?

Siempre de manera transversal, sin etiquetarlo, siempre como incluyéndolo de una manera que no genere rechazo. Una inclusión consciente de lo que supone esa mirada abierta a esa diversidad de Género. A ese ubicarnos en el lugar de otras personas.

¿La cuestión de Género cuesta incluirla en los trabajos a través del Arte? ¿Cómo es la recepción?

Creo que cuesta cuando nos quedamos en la parte más somera. Y la parte más somera son las etiquetas.  Por ello profundizar, explorar, investigar a través de los laboratorios, desde el Arte, nos permite ir transformando desde dentro.

Si bien también creo que a veces está bien aprender nuevos nombres, nuevas identidades de Género, nuevas tipologías. Y poder trasmitir en cierto modo a nuestra comunidad educativa eso que vamos sabiendo. Yo también he tenido que ponerme la pila y saber qué es una persona cisgénero, trasngénero…

Lo importante en este sentido no es tanto llegar a este aprendizaje para luego soltarlo en las aulas como si fuera un dogma de fe sino a entender que puede haber otras diversidades que estén fuera de lo binormativo. Entender que hay otras diversidades. Y transmitirlo.

¿De cara al alumnado, en todo este proceso, qué es lo que más te ha marcado?

Lo que más, que desde el lenguaje ha habido una inclusión. Cuando yo entro en una clase MUS-E, el lenguaje inclusivo está ahí, vivo. El punto de partida ya no es desde cero. Ya no hay marcha atrás. Tienen un punto de conciencia y de inculcarse lo aprendido unos a otras y a otres… Porque ves en la clase que algunos/as utilizan ya la ‘e’ y dices ‘Aquí está pasando algo’. Hay cambio.

Es cierto que se pueda utilizar o alguien lo pueda hacer como mofa. Pero por encima de eso, queda poso, se va generando. Hace años nos parecía increíble usar la arroba o luego la x, para incluir el masculino y el femenino. Y ahora estamos con otras formas; ahora estamos con la ‘e’ como forma de ir más allá de lo binario. Y se está haciendo de manera paulatina, que es lo correcto a mi juicio, porque es mejor así y que no todo sea como una tormenta de verano que pase y luego se olvide. Si es paulatino puede ir adentrándose en todes.

El Programa ayuda en todos estos procesos y en otros, para construir un mundo mejor, desde un enfoque de Género. Entonces, ¿cómo te imaginas un mundo sin MUS-E?

Con menos Arte. Un mundo que atendería menos a la diversidad  y que cuidaría menos esos espacios donde cohabitar, donde cocrear, donde mirar la vida con creatividad. Sería un mundo carente de esa poesía que los artistas y las artistas intentamos llevar a los centros educativos. Los artistas intentamos regalarles esos vínculos. Desde nuestra visión y práctica de artistas podemos generar transformación.  Es lo máximo que puede dar la Metodología MUS-E. Es un cambio continuo. Es como ir horadando la piedra, gota a gota. Conseguir ese cambio, esa transformación desde quiénes somos como artistas es el fin último que tenemos los propios y las propias artistas con la Metodología para trabajar desde enfoque integrado de Género.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz