Inaugurada en Melilla ‘Para mí no hay otra opción’, la exposición sobre Raoul Wallenberg, que salvó del Holocausto a decenas de miles de judíos

 

La Embajada de Suecia en España y la FYME han inaugurado este 9 de marzo  ‘Para mí no hay otra opción’, sobre el diplomático sueco, Raoul Wallenberg, que salvó del Holocausto a decenas de miles de judíos. ‘Para mí no hay otra opción’ estará en la UNED de Melilla del 9 al 24 de marzo de 2022.

Con información de ‘El Faro de Melilla’

El acto de inauguración celebrado este 9 de marzo ha contado con la participación del embajador de Suecia, Teppo Tauriainen; la consejera de Educación y Cultura de la Ciudad, Elena Fernández Treviño; el presidente de la Asociación de Juristas Sefardíes y representante de la Fundación Yehudi Menuhin, Salomón Serfaty; y el director de UNED, Ángel Castro.

Una persona puede marcar la diferencia. Armado tan solo con su valor y coraje moral, el conocido diplomático sueco Raoul Wallenberg salvó del Holocausto a decenas de miles de judíos. Su historia ha inspirado al mundo y sus logros nos recuerdan la continua necesidad de combatir el racismo y luchar por los derechos humanos y la democracia. La exposición ‘Para mí, no hay otra opción’ recorre la vida de Raoul Wallenberg. Sin embargo, el contenido va mucho más allá de la mera semblanza biográfica. En última instancia, se trata de una historia sobre todos nosotros, nuestras responsabilidades como individuos y las elecciones morales que tomamos en la vida. Y un recordatorio del hecho de que todos podemos cambiar las cosas.

‘Para mí, no hay otra opción’ está comisariada y producida por el Instituto Sueco en colaboración con The Living History Forum en 2012. Ha realizado giras tanto por Suecia como a nivel internacional y se ha podido ver el en Centro Sefarad-Israel hasta el 28 de febrero.


 

El embajador indicó que la idea de esta exposición va a más allá de mostrar la biografía de este empresario y diplomático, pues se desea que se reflexione sobre los derechos humanos y qué puede hacer cada individuo por luchar por ellos.

Queremos incentivar con esta exposición es un diálogo, un debate sobre los valores importantes que Wallenberg ha protegido, es decir, los derechos humanos. Trabajó contra el racismo y el antisemitimo, así como el odio. Y es que desafortunadamente existe aún en nuestro mundo”.

Tauriainen indicó que Raoul Wallenberg puede ser “una inspiración para todos nosotros, pues desde nuestro coraje civil cada uno de nosotros puede marcar la diferencia”. Y es que explicó que Wallenberg no comenzó como diplomático hasta que llegó la guerra y salvó miles de vidas gracias a su coraje civil y su moral”.

Además, agradeció a Melilla el recibimiento que han recibido porque aseguró que la Embajada de Suecia quiere salir de Madrid y hacer actividades fuera de esta ciudad.

“La fuerza de un solo ser humano puede cambiar absolutamente el curso de la historia”

Por su parte, la consejera de Cultura aseguró que Wallenber logró salvar la vida de miles de judíos húngaros en 1944. Indicó que su historia es apasionante porque se convierte en un ejemplo de vida para la sociedad del siglo XXI.

Destacó también que esta muestra ha estado en varios lugares de España, como la Casa Sefarad en Madrid, y agradeció que la Embajada de Suecia haya querido traer esta exposición a Melilla. Fernández Treviño destacó, además, que tienen la intención de llevar esta muestra a Ceuta.

En cuanto a la colaboración de su consejería, dijo que se centra en facilitar que los alumnos de Melilla puedan visitar esta exposición. En concreto, asistirán en estos días estudiantes de quinto y sexto de Primaria, entre otros.

Nos parecía un tema fundamental porque Wallenberg es un ejemplo de vida”, destacó la consejera y es que remarcó que el título de la muestra ‘Para mí, no hay otra opción’ es el resumen de la vida de un hombre normal que acaba haciendo cosas extraordinarias.

La exposición de Wallenberg, una reflexión sobre el coraje civil y la defensa de los derechos


Fernández Treviño comentó que se implicó en salvar vidas en la II Guerra Mundial en la ciudad de Budapest cuando se podría haber quedado en Suecia que fue un país neutral. Subrayó que ejemplos de vida como estos se tienen que trasmitir a los colegios, “por el ejemplo de tolerancia y respeto que supone”.

La consejera destacó que esta muestra sirve para que Melilla pueda homenajear a este hombre que se convirtió en un héroe.

Además de dar la bienvenida al embajador de Suecia, Fernández Treviño aseveró que la Ciudad está abierta a colaborar con esta institución.

Asimismo, la consejera de Cultura indicó que era un buen momento para mostrar esta exposición con la situación actual de guerra en Ucrania y es que dijo que visibilizar a personas que son “ejemplos de vida, que a pesar del horror y la guerra, están ahí y siempre han dado un ejemplo de ética y moral en momentos muy complicados”.

Afirmó que en el artículo 1 de la Declaración de Derechos Humanos dice que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y “cuando se dan ejemplos de intolerancia, como el Holocausto, la guerra o cualquier otro que nos toca vivir, vidas como la de Raoul Wallenberg, se convierten en una reseña fundamental, en una senda a seguir”. Y es que remarcó que “la fuerza de un solo ser humano puede cambiar absolutamente el curso de la historia”.

Las palabras de Salomón Serfaty, representante de la Fundación Yehudi Menuhin España

Además, nuestro representante en el acto de inauguración, Salomón Serfaty, indicó que Raul Wallenberg no regresó pero su testimonio de valor y sacrificio ha plantado millones de semillas en la conciencia de nuestro mundo.

Tras la inauguración oficial, la canciller de Promoción de la Embajada de Suecia, Violeta Ogneova, realizó un breve recorrido con los visitantes sobre esta muestra, que cuenta, además con un vídeo explicativo del contexto que vivió este gran hombre.

 

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

¡No hay eventos!

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz