Creamos puentes en el IES Rusadir (Melilla)

 

Lo importante es la persona y que la gente pueda compartir las diferentes culturas. Esa es la manera de mejorar y de crecer todos juntos. En este contexto, la Fundación Yehudi Menuhin España, dentro del Programa MUS-E que impulsa en Melilla gracias a la colaboración del Ministerio de Educación y del gobierno de la Ciudad Autónoma, llevó a cabo un trabajo con el alumnado más mayor del IES Rusadir para, a través de la Danza y del Yoga, crear puentes entre las personas, acercarlas, entrelazarlas. Se puede mezclar la Danza y el Yoga de la misma forma que nos entrelazamos personas de diferentes géneros y culturas.

 

El alumnado se ha implicado mucho en este proyecto y ha trabajado en equipo junto con los artistas y profesores del centro. Entre los objetivos de estas sesiones han estado:

  • Iniciar en la toma de conciencia de nuestro cuerpo y las posibilidades de movimiento, dando a conocer técnicas de la relajación y la concentración.
  • Crear un clima favorable para la estabilidad emocional y la reflexión, que nos ayudea a facilitar la mejora en las relaciones interpersonales sin estereotipos.
  • Desarrollar la capacidad de atención, memoria y concentración mediante la ejecución de diversas combinaciones de pasos básicos, desplazamientos y ritmos.
  • Ser capaces de pensar en el compañero y ayudarle en los movimientos.
  • Potenciar el trabajo individual en parejas y en grupo para fortalecer la cohesión grupal y el respeto mutuo.
  • Desarrollar la conciencia corporal, el ritmo, la coordinación, la creatividad y la capacidad de improvisación del alumno/a para mejorar la autoestima, la motivación y la iniciativa personal.
  • Fomentar la participación y cooperación activa de todo el alumnado invitándole a crear sus propias composiciones coreográficas.
  • Analizar de forma crítica las cualidades estéticas, plásticas y funcionales de las imágenes y las formas del entorno.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

¡No hay eventos!

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz