CEIP Ramón María del Valle Inclán y una gran valoración de lo trabajado

 

El trabajo desarrollado en este centro del MUS-E Madrid ha sido realmente interesante y la valoración final en cuanto al cumplimiento de objetivos ha sido favorable, nos señalan desde el propio CEIP Ramón María del Valle Inclán.

Rosa Castillo nos apunta cómo se han desarrollado en estos meses y desde la Danza las actividades MUS-E en el centro y cómo ha sido su recepción por parte del alumnado así como su implementación.

Tanto el alumnado como el equipo directivo han dado muestras de ilusión y entusiasmo por la eficacia del Programa, demandando que el próximo curso se amplíe el número de sesiones Pese a las situaciones iniciales de poca participación y a ser reacios al trato de en parejas chicos-chicas, en pocas sesiones hemos conseguido que estos niños y niñas bailaran en parejas con un compañero o compañera de distinto sexo y compartiesen una danza en grupo teniéndose respeto unos a otros… ¿Qué no hubiésemos conseguido con un número mayor de sesiones?”, se pregunta Rosa del Castillo.

Desde un comienzo, a veces poco motivador, hemos conseguido llegar con entusiasmo para saber y desear qué se iba a bailar en cada sesión. No sólo se han mostrado motivados por aprender nuevas danzas sino que querían repetir danzas que ya habían practicado en sesiones anteriores, incluso mostraron interés por representarla a final de curso delante de los demás grupos del centro”, prosigue Rosa.

Algunos niños-as se han mostrado reacios  a tomar la iniciativa en determinadas dinámicas de movimiento, y también en expresar verbalmente lo ocurrido en el movimiento previo, pero progresivamente se han mostrado más desinhibidos en ambos casos. Tanto el trabajo de pareja como grupal ha ido evolucionando sin duda, percibiendo una actitud respetuosa y tolerante entre los miembros del grupo”.

Hemos creado lazos de encuentro entre diferentes culturas, a través de distintas danzas, puesto que la población mayoritaria era de etnia gitana, de origen rumano y  sudamericano”.

Finalmente”, prosigue la artista,  “se ha dotado de herramientas en el ámbito intercultural, igualdad de género y desarrollo de la inteligencia emocional al tutor implicado en el Programa, valorando en todo momento nuestro trabajo e intervención con el grupo”.

Hemos destacado la importancia de la danza como nexo de expresión de culturas. A través de las dinámicas realizadas se ha desarrollado la atención, concentración, comprensión, y memoria. Así mismo, mediante las actividades propuestas se ha tratado de que el niñ@ conozca su propio cuerpo y desarrolle la expresión corporal para crear en pareja y en grupo. Se ha favorecido la desinhibición de cuerpo y emociones en el transcurso de las sesiones, aunque en algún caso aislado no se consiguió. Hemos tratado de conseguir que todos se sientan importantes y motivados a través de las piezas dancísticas y muestras interpretadas en grupo, y se ha logrado sin excepción”.

Se ha utilizado la creatividad y la improvisación como herramienta de iniciativa personal, y a pesar de que la mayoría  de los grupos ha evolucionado progresivamente, hay algún niño, en concreto de etnia gitana, que no ha manifestado cambio alguno en este aspecto”.

El MUS-E es posible en la Comunidad de Madrid a través de la FYME, del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social  y de la Consejería de Educación e Investigación y la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

#ViolinesPorLaPaz

Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Envía tu violín por la Paz