Ramiro Adrada, artista de la FYME: “Una clase sin MUS-E sin duda es más aburrida, pero además cuesta más aprender algunas cosas”

Niños y niñas del CEIP Valdemera, trabajan sobre uno de los murales pintados en el centro, en una actividad dirigida por Ramiro Adrada.

 

 

Con casi dos décadas como artista de la Fundación Yehudi Menuhin España, Ramiro Adrada es una de las voces más experimentadas a la hora de hablar de lo que supone el trabajo con el MUS-E, su Metodología y todo lo que conlleva en cuanto a la labor con las Artes y los valores. Charlamos con él en una entrevista donde repasa el Programa, la forma de trabajarlo, su implantación y necesidad en un mundo como este, donde ese Arte y esos valores, su difusión y su defensa, cada día son más imprescindibles, siendo clave hacerlo desde el ámbito educativo.

¿Qué es para ti el MUS-E?

Es una oportunidad, una experiencia diferente, y esto es importante, una experiencia para potenciar lo mejor de cada persona, de encontrar otras herramientas, otras formas y maneras, diferentes para sacar lo mejor de cada uno, de reír, jugar y aprender, de desarrollar capacidades, descubrir potencialidades, empoderarse y poder vernos de una manera diferente, a nosotros mismos y a los demás. MUS-E es aprendizaje por medio de la experiencia práctica

¿Cuál fue tu primer contacto con el Programa?  

Hace ya unos 17 años, yo venía del campo de la Educación Social, en donde el Arte y el deporte son herramientas comunes con las que se trabaja, pero claro, llegas a un lugar en donde las personas que desarrollan el Programa son artistas, no son educadores/as, no son trabadores/as sociales, son artistas y uno dice, “¡guau!” ellas sí que manejan las herramientas, y se respira un ambiente diferente.  Hay algo en el aire que hace que sea distinto, las personas, la herramienta, el perfil profesional, no sabría decir concretamente, pero en ese momento dije: “yo quiero ser como ellos, más bien, hacer lo que hacen ellos”.

 

¿Por qué crees que es tan importante en trabajo con y de las Artes en los centros educativos?

En mi opinión es muy sencillo, hay una parte genérica para todo el mundo, las Artes contribuyen al desarrollo del lóbulo frontal, la imaginación, la creatividad; ayudan de forma clara y explicita a sacar de dentro de nosotros, es algo como sanador.

Pero, entendiendo que recibimos la información por medio de los cinco sentidos, vemos una escuela en donde lo auditivo y lo visual imperan como medios de comunicación, y ¿qué pasa con los otros sentidos?; ¿qué pasa con el tacto, el gusto, el olfato?; ¿qué ocurre con esos niñas y niñas con el ‘oído duro’? Arte y deporte tiene la potenciabilidad de ‘hacer’, de aprender haciendo y en mi opinión, las Artes tienen unas posibilidades mucho mayores a la hora de transmitir conocimientos. Creo sinceramente que las Artes nos permiten llegar a todos/as, pero especialmente a aquellos niños y niñas que ‘aprenden haciendo’, y no tanto escuchando, atender una diversidad que tiene que ver con las formas y maneras preponderantes en cada persona para adquirir conocimientos de una forma más natural.

¿Cómo ha cambiado tu vida, a nivel profesional y personal, desde que eres artista MUS-E?

Soy más feliz, así de sencillo, trabajo en algo que me apasiona, me vuelvo loco buscando dinámicas, talleres, creando nuevos materiales, buscando formas y maneras creativas y me gusta. MUS-E, la Fundación, los artistas, me han hecho creer más en mi mismo, mirarme de otra manera, aprender mucho, muchísimo, sobre mí y sobre los demás, trabajando juntos.

¿Cuánto de importante es que el MUS-E esté inserto dentro del horario escolar?

Es fundamental, es la manera de llegar a todos/as, y de transmitir esa Metodología de forma directa y práctica a los docentes. Pues lo que buscamos tiene que ver con el concepto de que esto es bueno para todo el mundo, y la creencia de que las metodologías artísticas deberían estar en la escuela como herramientas… ¿Por qué no se hace teatro y sí música? Todos los estudios, libros, autores, filósofos, pedagogos, da igual el que mires, todos reconocen que el mundo sería mejor si el Arte estuviese más presente en nuestras vidas.

 Pero para trabajar desde el Arte hacen falta artistas, no ‘reproductores’ que aprendan algún jueguecito o dinámica. Se trata de recuperar el concepto global de la formación de la Paideia griega.

 

¿Cómo sería la vida del centro educativo o de los centros educativos en los que desarrollas tu labor sin el MUS-E?

Yo soy muy optimista, yo creo que habría menos sonrisas por parte de los niños y niñas — una lástima —pero la vida sin MUS-E seguiría siendo vida, aparecerían nuevas formas y maneras, ya han aparecido, de hecho. Por ejemplo, la robótica cada día tiene más peso, los docentes cada vez tiene más formación y más diversa, seguro que tiramos adelante pero: ¿podemos vivir sin música, sin series, sin películas, sin teatros?

Además, antes de realizar cualquier proyecto, hay que imaginarlo, por eso es tan importante el en Programa poner la fuerza en la creación de la imaginación, como motor de la acción y de la formación y de la capacitación.

Es complejo, si te fijas, en la pandemia el Arte fue en parte lo que nos salvó dentro de nuestras casas, vimos películas y series en familia, pusimos música en los balcones, hicimos cuadros, dibujos, papiroflexia, restauramos muebles, decoramos las casas.

Yo creo, además, que MUS-E ayuda a que la escuela no sea a veces tan  aburrida, menos motivadora. Día a día veo más sonrisas, más curiosidad. Los niños y niñas  se sienten motivados y felices. Y un niños feliz, aprende, sin duda, como decía Yehudi Menuhin .

Hay muchas propuestas en estos tiempos en la línea en lo que hacemos, pero no recuerdo ninguna que lleve más de 20 años aplicando la Metodología y realizando la evaluación que nos permite decir que funciona.

¿Cómo preparas tus sesiones?

Bueno lo primero que miro es si ya he trabajado con esos grupos otros años. Cuando son grupos nuevos, en realidad ya hay muchas ideas herramientas y dinámicas en la mochila así que veo cuáles son las que mejor se adaptan a las edades y perfil del grupo y centro y a los objetivos y a programarlas. Cuando con el grupo ya hemos trabajado otros años, empieza un trabajo creativo de modificación, adaptación, búsqueda o creación de nuevas dinámicas y actividades. Busco mucho el no repetirme y eso se va volviendo con el tiempo algo demasiado exigente que me obliga a reciclarme, pero que me ayuda a estar motivado,  a aprender continuamente.  Es importante tener esa programación, esa idea general de los días, del trabajo de las actividades. Te ayuda mucho en el día a día.

¿Hay margen para reconducir la programación e incluso para improvisar según sea el ambiente de esa jornada, en ocasiones marcado el alumnado por alguna situación externa que le puede cambiar el ánimo?

Por supuesto. Desde despertarse por la mañana con la mejor idea del mundo en la cabeza y llevarla al centro, a poder hablar con los grupos y adaptar el trabajo a sus gustos e ideas, hay que entender que lo que yo programo, lo que yo creo que va a gustar y funcionar, no tiene por qué ser así, hay que estar dispuesto a darle una vuelta a todo y buscar nuevas formas. ¿Si algo no te funciona por qué sigues haciéndolo? Es fundamental improvisar, adaptarnos, ser capaces de ceder en determinadas cosas, actividades u acciones para un bien mayor como puede ser tener al grupo motivado, lo cual repercutirá directamente en el desarrollo del trabajo

¿Alguna anécdota, algún recuerdo impactante del MUS-E, algo que marcó un antes y un después en ti, ¿en tu grupo de trabajo?

Hay muchas, he conocido artistas y docentes, profesionales que me han enseñado mucho y me abrieron unas puertas que tal vez nunca había pensado que yo pudiera abrirlas, y las mayores anécdotas son esas, las personas con las que me he encontrado.

Pero sí claro, me vienen momentos geniales en las sesiones,  muchos. Tenía un chico en un instituto que el primer día de MUS-E salió a presentarse cantando un rap. Yo no le conocía, era el primer día y la dinámica empezaba con eso, pues íbamos a hacer una canción de rap, salieron muy pocos, seis o siete y este chico era uno de ellos. Al terminar la sesión el profesor, jefe de estudios del centro, se me acerco y me dijo: “Es increíble, este chico tiene autismo, y en clase no es capaz de salir a la pizarra ni ha hablar, mi leer, ni hacer un ejercicio. Muchas gracias”.

En otra ocasión, toda la clase de Infantil se puso a llorar.  “¿Pero qué os pasa?”, pregunté yo. “¿Por qué estáis llorando?” Y me dijeron “porque hoy es el último día y no queremos que te vayas”. Así que yo también me puse a llorar y todos juntos abrazándonos con nuestras lágrimas.

Ves muchos cambios, yo no sabía, no sonreía, no abrazaba, no te miraba a la cara… hay muchos cambios.

¿Cómo valoras el papel de la Fundación?

Sin palabras. Sólo puedo agradecer, de verdad, un equipo de personas que se dejan la piel, las ideas el alma, en este trabajo, dando lo mejor de ellos mismos para los demás, y son ellas las que hacen la Fundación. No es un ente por encima de todo, son personas gestionando, trabajando, buscando recursos, justificando programaciones, reuniéndose día a día para poder llegar a más y más niños y darles una experiencia que cambien un poquito sus vidas.

¿Cómo sería el mundo sin MUS-E?

Las Artes son nuestras, forman parte de nuestra naturaleza, da igual el motivo, da igual el porqué, son parte nuestra desde millones de años atrás, da igual el nombre que le pongamos. Pintábamos cuevas y antes de esas nuestros cuerpos, hicimos recipientes de barro por necesidad pero luego los decoramos, bailamos alrededor del fuego, representamos animales, y todo evoluciona, pero las artes están presentes desde los inicios.

Si pienso en un mundo sin MUS-E, pienso en un mundo sin Arte y sinceramente, no me lo imagino, y si me lo intento imaginar es demasiado triste y feo para mí. Creo que si no hubiera MUS-E en mundo sería más aburrido, más intolerante, menos respetuoso con las diferencias, pero lo más importante, los niños y niñas tendrían un motivo menos por el que sonreír, y un niños/a feliz es un niño/a que aprende más fácilmente y además que ellos/as están deseando que pase la semana para poder hacer MUS-E.

Nota de redacción: son tantos los trabajos realizados por Ramiro en todo este tiempo que hemos buscado combinar algunos de los más destacados, que se pueden remontar a diez años atrás, con otros más recientes, para intentar dar una visión plena de lo que este artista es capaz de realizar

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

¡No hay eventos!

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz