Minicortometraje en el CEIP Jorge Guillén

 

Héctor García ha desarrollado seis sesiones con diferentes grupos en este centro educativo de Getafa. Bajo las audiovisuales, la clava ha sido producir pequeños cortos.

Hemos desarrollado 6 sesiones con cada grupo en las que hemos realizado un minicortometraje por grupo. En general han querido trabajar el tema de la cohesión puesto que todos eran grupos internivelares y se mezclaban niños que provenían de cursos diferentes y, por tanto, no se conocían. También hemos trabajado el tema del COVID a través del protagonismo de las mascarillas que no se han quitado en ningún momento y hemos incorporado a las historias haciendo que éstas fueran mudas lo que le ha obligado a crear historias que pudieran contarse apenas sin palabras (pese a haber algunas que requieran de una narración o apoyo de texto) fomentando su creatividad. Asimismo, han tenido que realizar ellos mismos los elementos de atrezzo, buscar disfraces… lo que ha reforzado su autonomía y su capacidad de resolver problemas”, señala Héctor García.

 

 

Los trabajos en el CEIP Jorge Guillén se articulan dentro de la colaboración entre la FYME y la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid

Algunos cortos han tenido otras temáticas más relacionadas tradicionalmente con el MUS-E como la integración o el abuso de la violencia con historias que buscan ejemplificar los comportamientos óptimos. A diferencia de otros años, este curso los alumnos no pudieron manipular directamente el material audiovisual (cámaras, Tablet y móvil) debido a las precauciones  sanitarias por la COVID-19  a tomar y evitar el contacto físico innecesario con elementos externos a su grupo burbuja. Incluso así, pudieron ver el proceso y, al ser una disciplina tan tecnológica y usar múltiples apps, les encantó y aprendieron mucho, de hecho mostraron un enorme interés en los nombres y funcionamiento de las aplicaciones”, prosigue Héctor.

Del mismo modo, al tener que realizar ellos sus propios guiones e historias, que es su inmensa mayoría escribieron, trabajaron competencias lecto-escritoras básicas así como otro tipo de competencias personales relacionadas con ponerse delante de una cámara en el caso de los actores”.

El ser una disciplina muy visual, de trabajo en equipo y muy epatante en cuanto a los resultados inmediatos, los alumnos estaban más que dispuestos a participar. Incluso los más tímidos, a decir de los tutores, se animaban a participar junto a sus compañeros sin problemas. En cada una de las sesiones se mostraron altamente motivados, participativos y habladores. Como dijimos en el punto anterior la creatividad ha sido uno de los puntos más trabajados así como la expresión corporal y facial para transmitir en cámara. En general, y dadas las circunstancias, el programa se ha podido desarrollar con cierta normalidad observando siempre las medidas de distancia, higiene y desinfección del material pertinentes. Eso ha permitido que los alumnos y artista estuvieran seguros y cómodos”.

También han formado parte de estos trabajos la Consejería de Educación e Investigación y el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 a través de su convocatoria del 0,7%.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz