Hoy 22 de abril celebramos el aniversario del nacimiento de Yehudi Menuhin con el primer capítulo de su obra ‘Unfinished Journey’

 

Hoy es miércoles 22 de abril de 2020 y se cumplen 104 años del nacimiento de Yehudi Menuhin (Nueva York, 1916 – Berlín, 1999). Creemos que es un buen momento para recordar su figura a través de lo que fue su autobiografía ‘Unfinished Journey’ de la que os mostramos su primer capítulo, en la idea de que en cada aniversario podamos mostrarles más capítulos de una obra que lo tiene todo para conocer quién y cómo fue el Maestro.

‘Días de Oro’

Si echo la mirada atrás a los ochenta años que he vivido, me asombro sobre todo de la franqueza del patrón. Todo lo que soy, o hago, casi todo lo que me ha sucedido, parece remitirse a mis orígenes con la simple transparencia de una prueba geométrica. Es una sensación curiosa, incluso ligeramente desconcertante, la de estar cumpliendo lo que parece ser un destino”.

Así arranca ‘Días de Oro’, el primer capítulo de ‘Unfinished Journey’, la biografía sobre Yehudi Menuhin que el propio Maestro escribió para relatar su vida. Una vida plena, llena de existencias, de momentos únicos que nos han servido a todos de ejemplo. En ejemplo de lo que fue la trayectoria humana, vital y profesional del violinista. 

A continuación, destacamos algunos fragmentos de ‘Días de Oro’:

No puedo, obviamente, ser el único responsable del transcurso mi vida. Por un lado, un ‘leimotiv’ de la historia de mi vida ha sido la feliz casualidad, que me pide que la obediencia sea mi más enérgica fuerza de voluntad (a pesar de que la obediencia generalmente me ha supuesto un considerable gasto de energía). Por otro lado, me veo a mí mismo como el vástago del pasado. La mayor parte de mi designio vital ya había sido diseñado antes de mi nacimiento, y a veces siento que he llevado a su consumación no sólo mis propios anhelos sino también aquellos de mis padres, incluso a costa de ellos”.

““El judío” es cualquiera, no evoca un modelo ni continúa una línea. Como espero poder demostrar, mi madre quería por todos los medios que ninguna carga del pasado, incluidas las referencias a relaciones familiares o a la propia tradición judía, resultasen un estorbo para sus hijos. Mi nombre debía ser la primera anotación en una hoja limpia. Lo que sí es cierto es que nací el 22 de abril de 1916”.

“Mi nombre debía ser la primera anotación en una hoja limpia. Lo que sí es cierto es que nací el 22 de abril de 1916”

Desde mis primeros recuerdos, mi madre representó inmediatamente la garantía de una normalidad familiar con un toque exótico, iluminado con cúpulas y templos de un estilo distinto a lo que hasta entonces había visto, enclavado en paisajes, más poderosos cuanto más desconocidos. La versión censurada de ‘Las mil y una noches’ fue uno de mis primeros libros favoritos”.

Yo tenía cuatro años cuando nació Hephzibah y cinco años y medio cuando el nacimiento de Yaltah completó la familia. Recomiendo sin reserva alguna el hecho de tener hermanas, especialmente unas tan cariñosas y admirables (un hermano quizás habría desafiado mi posición). También creo que no sólo me enriqueció el amor de mis hermanas sino también el amor indiviso de mis padres durante aquellos primeros cuatro años”.

A pesar de que ninguno de nuestros padres nos habló en yiddish, ambos lo entendían y Aba también lo hablaba con fluidez. En mi infancia, acostado en la cama a mi lado, en aquella partición de la casa del jardín de Steiner Street, le recuerdo leyendo a mi madre las obras de Sholom Aleichem que le provocaban a menudo una explosión de risa. Aquellos fueron momentos muy felices para todos nosotros. Ellos significaban para mí, despierto en la oscuridad, la sensación de plena armonía del núcleo familiar”.

“En 1918, a los dos años, mis padres me colaron en la función de tarde de un concierto de la Orquesta Sinfónica de San Francisco y dado que no se produjo ningún contratiempo que desaconsejase su repetición, continuaron regularmente aquella actividad contrabandista hasta que alcancé la edad mínima de la entrada”

En 1918, a los dos años, mis padres me colaron en la función de tarde de un concierto de la Orquesta Sinfónica de San Francisco y dado que no se produjo ningún contratiempo que desaconsejase su repetición, continuaron regularmente aquella actividad contrabandista hasta que alcancé la edad mínima de la entrada. A pesar de que no recuerdo aquel primer concierto, sí que permanece conmigo el poderoso recuerdo de esa repetida experiencia”.

Lee completo ‘Días de Oro’

En el 104º aniversario de su nacimiento de Yehudi Menuhin, ponemos a disposición vuestra el primer capítulo de ese libro ‘Unfinished Journey’ (‘El viaje inacabado’). Días de Oro’, traducido al español y que ya podéis disfrutar en el siguiente enlace.

Ahora que son días de confinamiento, de estar en casa para superar todos juntos esta pandemia, qué mejor manera de sobrellevarlo que adentrarse en el mundo y en la infancia de Yehudi Menuhin.

¡Que lo disfrutéis!

El regalo del CEIP Barriomar 74

Desde este centro MUS-E de la Región de Murcia nos hacen un regalo muy especial con motivo del aniversario del nacimiento de Yehudi Menuhin. Se trata de una presentación realizada en 2009 parea el día Intercentros MUS-E. Esta presentación se completó como homenaje a los 10 años transcurridos desde la muerte del Maestro. Y ahora volvemos a acudir a ella para celebrar su aniversario.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

¡No hay eventos!

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz