En recuerdo de ‘Gernika’

 

Desde este sábado 5 de mayo y hasta el 30 de junio, en la Abadía Benedictina de Santo Domingo de Silos, tendrá lugar la exposición ‘Gernika’, de Sofía Gandarias

Desde la Fundación Yehudi Menuhin España, cercanos al triste recuerdo de un nuevo aniversario del bombardeo de Guernica, que tuvo lugar el pasado 26 de abril, queremos tener presente esta fecha como deber de memoria, de recuerdo de lo que nunca debió haber sucedido y de lo que hoy día no debería estar sucediendo en tantos lugares del mundo. Y lo hacemos sumándonos a esta exposición de Sofía Gandarias. (Consulte aquí el tríptico).

Ella, artista plástica nacida en Guernica, realizó una obra relacionada con el dolor de su ciudad natal. “Una mujer comprometida ante las tragedias del siglo XX, empezando por la que sucedió en su propio pueblo durante la Guerra civil.”, como  nos decía Carmen Torres Ripa en su artículo El Gernika de Sofía, publicado por Deia el mismo 26 de abril de 2018.

“Sofía Gandarias vino al mundo en Guernica y como todos los habitantes de la villa, el rastro de aquel 26 de abril de 1937 se quedó dentro de esos recuerdos, hechos de recuerdos contados, como un sueño en las entrañas de un día de mercado cualquiera, con flores y verduras”, escribía Torres Ripa.

El texto es una perfecta exposición de todo lo que significó el desastre de Guernica para Sofia Gandarias y una generación entera que creció bajo la larga sombra del nefasto recuerdo. Los Heinkel y los Junkers devorando la vida de inocentes, en lo que no era más que un penoso y doloroso ensaño de lo que iba a venir en la Guerra Mundial. Y todo ese dolor necesariamente debía desembocar en una obra propia de Gandarias sobre Guernica. Su ‘Gernika’.

El Gernika de Sofía

“Los cuadros y series de Gandarias –escribía Diego Carcedo– siempre me han impresionado por la profundidad de sus pensamientos y a menudo la crítica que expresan. Siempre llegaba más al fondo de su impacto estético, que era grande, porque tras las figuras y la combinación de colores se trasparentaba algo más impactante. Los amigos, le decíamos con frecuencia, que su principal mérito era la reflexión filosófica y política de cada lienzo”.

 

Gandarias decidió en un momento de su madurez que debía dar una versión femenina de lo que ella entendía por Gernika. Era imposible que Dios estuviera ese día por ahí, por el desastre en forma de bombardeo atroz. “Lo que veía de niña en Gernika era una ciudad construida por ´regiones devastadas´, algo mussoliniana. Los vencedores nos habían regalado un pueblo nuevo. Son los vencedores de las guerras los que escriben la historia, a nosotros nos dejaron nuestro árbol. ‘Gernika’ es mi grito contra lo que no debió ocurrir, contra lo que no debería  ocurrir… El 26 de abril de 1937, la Legión Cóndor dejó caer pesadas bombas incendiarias sobre Gernika, ciudad sagrada de los vascos y símbolo de sus libertades (y del cielo llovía sangre, en el centro del cuadro) y ametralló con la mayor saña imaginable a los civiles que huían de la ciudad en llamas”, narraba Gandarias, palabras recogidas en el texto de Torres Ripa.

El ‘Gernika’ de Sofía Gandarias fue un encargo del Ayuntamiento de Guernica, que le facilitó los materiales. La entrega se hizo 1999. Se trata de un óleo sobre tela con elementos superpuestos para lograr una mayor expresividad: papeles arrugados de seda, tela de saco, desgarrones.

Se trata de un tríptico con tres escenas, que son tres momentos del desastre, de la tragedia. “En el centro hay una cruz con una mano, a la izquierda el perfil de una mujer embarazada ante una procesión de fetos no nacidos ante la iglesia de San Juan, con el reloj parado a la hora del bombardeo. A la derecha miran expectantes un grupo de ancianas y mujeres de luto, como viudas adelantadas. Parece pintado con sangre”, comenta Torres Ripa.

“Quise pintar siempre este tríptico, pero no me sentía capaz hasta que decidí que había llegado el momento.”.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz