Día Mundial del Medio Ambiente: no es lo que se dice, es lo que se hace

 

Este 5 de junio de 2021 es el Día Mundial del Medio Ambiente. Desde la FYME queremos compartir algunos de los trabajos que hacemos, desde la reflexión, para la preservación y protección del Medio Ambiente.

Desde hace más de 20 años, en todas las acciones que realiza la Fundación Yehudi Menuhin España, se ha trabajado de manera transversal el tema del Medio Ambiente. Actualmente, se trabaja en el marco de los objetivos de Desarrollo  Sostenible y Agenda 2030

No es lo que se dice es lo que se hace, y el cómo es lo que hacemos en nuestro proyecto, desde la reflexión. Participación práctica y la acción. Así, queremos compartiros algunos videos realizados por niños y jóvenes  en esta línea que nos  marcan la line del trabajo a seguir.De igual manera hemos  participado en los debates   ‘La Voz de los Jóvenes’ de la Fundación Anna Lindh Red Española, aportando nuestra participación sobre medioambiente

También tomamos parte en el ‘En movimiento frente al cambio, nuestro futuro en juego’,  que tuvo lugar el 29 de mayo , recogiendo en el debate final el trabajo realizado  con diferentes adolescentes y jóvenes,  en una labor de  sensibilización con jóvenes de institutos y universidades  Nuestra propuesta se ha enmarcado en el tema de ‘resiliencia climática y ciudades inteligentes interculturales’ con arreglo al Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 de la Agenda 2030: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

El mundo actual está experimentando los efectos del cambio climático y tendrá que afrontar paulatinamente otros que se harán palpables en el futuro inmediato e incluso lejano. La curva que dibuja la rapidez de cambio del clima frente a la inacción y la falta de adaptación al mismo es exponencial. Si no actuamos para adaptar nuestro modo de vida a estos cambios y frenarlos en la medida de lo posible, llegaremos a un punto en que la relación coste-capacidad también será elevada. La pasividad dificultará las actuaciones futuras y disparará su precio.

La resiliencia climática es la capacidad de los individuos o comunidades para resistir y adaptarse a las consecuencias de un clima que está cambiando radicalmente las condiciones de vida del planeta, el planteamiento de nuestras sociedades y los fundamentos de nuestras economías.

No hay soluciones únicas, como tampoco hay modelos únicos de sociedad: se materializarán de diferente manera dependiendo de cómo sea cada comunidad, empresa, país o región. Pero esta adaptación tiene que comenzar aquí y ahora y ha de tener prolongación en el futuro. Además, no depende sólo de los gobernantes que toman las decisiones que afectan a la generalidad, sino de todos los componentes integradores de la sociedad cuyas determinaciones definen los modelos de empresa, la educación, los valores que sustentan a la comunidad y los individuos que con sus gestos, también influyen en el devenir del grupo.

Las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y su Acuerdo de París reconocen que las medidas de adaptación deben seguir un enfoque participativo, plenamente transparente, dirigido por los países, que tenga en cuenta las cuestiones de género y que tenga en cuenta a los grupos, comunidades y ecosistemas vulnerables, y que se base en la mejor ciencia disponible y, según proceda, en los conocimientos tradicionales, los conocimientos de los pueblos indígenas y los sistemas de conocimientos locales, y se guíe por ellos, con miras a integrar la adaptación en las políticas y medidas socioeconómicas y ambientales pertinentes.

En un intento de abordar uno de los grandes retos a los que se enfrenta la humanidad, se ha pensado en que sean los jóvenes profesionales del futuro quienes expongan su punto de vista sobre cuál es la dimensión actual y futura de este problema, cómo deberían replantearse desde el punto de vista arquitectónico y técnico los asentamientos humanos no sólo para resistir a los efectos devastadores del clima sino para crear medios sostenibles y ecológicos, qué cambios tecnológicos deben afrontar las empresas en sus procesos de producción, qué incentivos deberían plantearse para que estos costes sean asumibles, las consecuencias económicas que tendría la falta de medidas al respecto y qué políticas deberían afianzarse y desarrollarse para la consecución de todos estos objetivos y otros más que definan los nuevos valores por los que debe regirse la sociedad actual y futura.

Los temas abordados durante el año de trabajo han sido influencia del cambio climático en la economía, la sociedad y el medio natural. Adaptación a sus efectos y prevención de consecuencias futuras en las comunidades rurales y urbanas. Con un enfoque transversal los temas tratados han sido:

  • Asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles y mejorar los barrios marginales.
  • Proporcionar acceso a sistemas de transporte seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos/as y mejorar la seguridad vial, en particular mediante la ampliación del transporte público, prestando especial atención a las necesidades de las personas en situación de vulnerabilidad, las mujeres, los niños/as, las personas con diversidad funcional y las personas de edad.
  • Aumentar la urbanización inclusiva y sostenible y ala capacidad para la planificación y la gestión participativas, integradas y sostenibles de los asentamientos humanos en todos los países.
  • Reducir el impacto ambiental negativo per cápita de las ciudades, incluso prestando especial atención a la calidad del aire y la gestión de los desechos.
  • Proporcionar acceso universal a zonas verdes y espacios públicos seguros, inclusivos y accesibles, en particular para las mujeres, los niños/as, las personas con edad y las personas con diversidad funcional.
  • Apoyar los vínculos económicos, sociales y ambientales positivos entre las zonas urbanas, periurbanas y rurales fortaleciendo la planificación del desarrollo nacional y regional.
  • Aumentar el número de ciudades y asentamientos humanos que adoptan e implementan políticas y planes integrados para promover la inclusión, el uso eficiente de los recursos, la mitigación del cambio climático y la adaptación a él y la resiliencia ante los desastres, y desarrollar y poner en práctica, en consonancia con el Marco de Sendai para la reducción del riesgo de Desastres 2015-2030, la gestión integral de los riesgos de desastre a todos los niveles.
  • Proporcionar apoyo a los países menos adelantados, incluso mediante la asistencia financiera y técnica, para que puedan construir edificios sostenibles resilientes utilizando materiales locales.

 

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz