Danza, noche de estrellas y Van Gogh para un Día MUS-E en el CEE Ponce de León

 

El pasado 1 de junio se celebró el Día MUS-E en el CEE Ponce de León, en Plasencia. El Programa MUS-E se desarrolla en Cáceres y su provincia gracias a la labor que realiza la Fundación Yehudi Menuhin España en colaboración con la Junta de Extremadura, a través de la Consejería de Educación y de Empleo y de la Consejería de Salud y Políticas Sociales

En esta ocasión, la jornada basculó sobre dos momentos esenciales. En primer lugar, se mostró el vídeo realizado por Juan Luis Regidor La noche estrellada, un trabajo en croma con la noche estrellada del artista Vincent Van Gogh.

Luego, turno para la puesta en escena de la coreografía de Danza trabajada durante todo el curso en el CEE Ponce León, cuya preparación ha sido llevada a cabo por las artistas Viky López y Djelika Samiratou Konate Diop, que desde la propia Danza han buscado los siguientes objetivos para/con el alumnado:

  • 1. Potenciar el trabajo en grupo desde la danza con creación de coreografías grupales para favorecer la cohesión y el respeto.
  • 2. Conocer nuestro cuerpo y sus posibilidades de movimiento para sentirnos más autónomos y mejorar nuestra autoestima.
  • 3. Mejorar el conocimiento de ellos mismos en relación a su cuerpo, a la percepción de su ‘yo’ en relación a los demás y su entorno.
  • 4. Proponer la superación de retos a través del movimiento y el conocimiento del lenguaje de la Danza.
  • 5. Adecuar la actitud y la posición corporal a los diferentes espacios y situaciones.
  • 6. Tomar conciencia de las posibilidades de movimiento de nuestro cuerpo y controlar las pautas, los silencios del movimiento.
  • 7. Identificar los sentimientos (ira, alegría, tristeza, pena , miedo…) utilizando la Danza como medio de expresión no verbal,
  • 8. Romper prejuicios que las personas con y sin discapacidad tienen entre ellos y acercarles al mundo de la danza a través de las sesiones MUS-E.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz