CPEEE Santa Rosa de Lima: este virus no podrá con nosotros/as

 

Ante todo, actitud positiva cuando las cosas no son como deseáramos. Y de esto saben mucho los chicos y chicas del CPEEE Santa Rosa de Lima, como vemos en estas sesiones de Mimo, dirigidas por el artista de MUS-E Andalucía Lolo Martín.

El propio artista nos dibuja la forma en la que se han desarrollado las sesiones, dentro de un contexto muy particular marcado por la pandemia. ¿Y cuál ha sido la solución? Sacar las sesiones al patio, porque este virus no podrá con nosotros/as y lo vamos a frenar con nuestra ilusión. Seguimos trabajando juntos/as, pero cuidándonos.

«En este trimestre, nos ha faltado algo que es esencial tanto en el MUS-E como en mi trabajo en este colegio y es la cercanía física, la unión de tú a tú. Ese contacto directo y estrecho  ha sido inexistente debido a las circunstancias COVID-19. Por un lado esto ha sido un poco triste para mí, pero también todo un éxito, puesto que ha significado que las medidas de protocolo y seguridad del colegio han sido extremas, cosa que apoyo, celebro y me parecen todo un acierto.

 

»Este ha sido un trimestre de trabajo. En mis colaboraciones anteriores me he sorprendido por los avances y las mejoras de muchos alumnos y alumnas y aunque en este trimestre también las ha habido, creo que lo más destacable ha sido que se ha trabajado a destajo, hemos ido a un ritmo muy intenso, donde el alumnado estaba dispuesto a darlo todo. Se ha trabajado bien, lo que se  ha experimentado como una liberación: la celebración a la vida, el agradecimiento a los compañeros, el estar ahí, el reencuentro, la ilusión y  la felicidad.

»Tras lo vivido durante el confinamiento y  lo que estamos viviendo con  la pandemia, este trimestre nos hemos planteado buscar la felicidad, trabajar el hecho de ser feliz pese a todo. Desprendernos de toda la energía retenida durante tantos meses de inactividad y olvidar lo pasado. Se ha intentado sacar  toda la creatividad del alumnado, realizando los trabajos finales entre todos. De hecho cada uno ha ido expresando que lo que le hace feliz, y siguiendo las pautas del artista se han trabajado teatral, corporal, gestual y musicalmente, aquello que le hace feliz a cada uno. Con esto hemos creado. ‘El circo de la felicidad’, donde cada grupo ha realizado un número. Ese número era un pequeño teatro textual, gestual y musical.

»Con ello se ha trabajado la diversidad, pues el alumnado ha comprendido que cada persona es feliz con una cosa y hay que saber respetar dicha opinión. Además todos hemos aprendido un poco del resto, pues nos han aportado nuevas formas de entender la felicidad.

»El aceptar la diversidad, no solo con respeto, sino como forma de aprendizaje ha sido muy utilizado a lo largo del trimestre, especialmente en las jornadas dedicadas al Maestro Yehudi Menuhin. Se han hecho sesiones teatralizadas donde yo interpretaba al maestro. Dichas sesiones fueron muy recordadas por el alumnado, puesto que demandaron la presencia de nuevo, del maestro, en distintas ocasiones, gracias a él, también trabajamos la diversidad musical en todo el mundo.

»Empezamos con unas sesiones introductorias que han servido para adaptarnos de una forma divertida (usando para ello el mimo y sobre todo la expresión corporal, el teatro y las coreografías) a las nuevas formas de convivencia y normas de las sesiones.  Lo hacíamos todo de una forma muy lúdica, para quitarle importancia al hecho y para no perder nuestro objetivo principal que era la alegría y la felicidad. De hecho se han realizado pequeños cortometrajes donde se hacía referencia a la importancia del lavado de manos. El ‘rodaje’ de estos cortos nos ha llevado a cumplir objetivos como la concentración, el respeto a los compañeros, saber respetar los turnos, seguir indicaciones, retener textos o movimientos.

»Esta vez hemos querido recordar todo lo aprendido en cursos anteriores para que fueran aplicados en un trabajo final.

»Se hicieron, además de las sesiones dedicadas al maestro, algunas para recordar las emociones, centrándonos en la principal que era la de la felicidad. Se han trabajado distintas disciplinas artísticas: baile, interpretación y  mimo. En esta última se ha hecho mucho hincapié este año.  La imitación y la creatividad han sido dos factores muy trabajados, pues el alumnado ha aportado mucho, desde diálogos, a movimientos coreográficos, pasos de bailes o situaciones.

»Todos nuestros ejercicios y trabajos propuesto han estado encaminados a pasarlo bien y a la diversión, algo que ha sido más que demostrado, por las caras de ilusión y las sonrisas del alumnado, previas a cada sesión y la total participación del mismo.

»Se han trabajado todas las materias propuesta por el artista, pero siempre teniendo en cuenta aquello que al alumnado le hace feliz, por tanto, las ganas de trabajo y el trabajo fuera de las sesiones para llegar a éstas con todo listo, ha sido total y siempre con una sonrisa en la cara.

»En este colegio, está claro que debido a las necesidades del alumnado, hay que ir adaptando las sesiones a cada grupo, pero este año creo que se ha dado un gran paso adelante, pues las sesiones han sido muy similares en unos grupos y otros, lo cual quiere decir que hemos conseguido superar las barreras físicas, puesto que si los grupos de PTVAL han realizado su representación final usando el dialogo, la expresión corporal y coreografías, el alumnado de parálisis también lo ha hecho y en su mayoría según sus capacidades, sin necesidad de ayuda externa. Por tanto en este grupo las caras de felicidad y satisfacción  al ver cómo superan sus límites eran totales.

»Por unos minutos al día y a lo largo de dos meses, tanto el artista como el alumnado se han olvidado de que estaban cumpliendo unas distancias y que llevaban unas máscaras, pues en el mundo  MUS-E de este trimestre imperaba el ser felices.

»Se han conseguido los siguientes objetivos respecto a la programación:

Conocer la felicidad, saber distinguirla de otras emociones y saber buscar en nosotros mismos lo que nos hace feliz. Esto ha facilitado que nos conozcamos a nosotros mismos y miremos en nuestro interior (debido al tipo de alumnado, ha costado en algunos casos, buscar esa felicidad o qué nos la provocaba). Quizá este tipo de alumnado dedica poco tiempo a ver su interior, sus deseos o sus pensamientos y este trimestre lo hemos hecho.

– Fomentar el trabajo en equipo, saber que el trabajo de cada persona es necesario e igual de útil para un fin común, (respetando el orden, la opinión de los demás, tanto en las sesiones como en la  representación teatral final).

– En este periodo la creatividad del alumnado ha sido esencial puesto que el objetivo de nuestras representaciones o los diálogos eran propuesto por el alumnado.

 – Se ha despertado mucho su curiosidad, la tolerancia a los demás, el seguimiento de órdenes, la participación activa de las tareas, el  respeto al compañero y a su trabajo, la expresión corporal, expresión oral, sentido del ritmo, mejora del movimiento, superación de barreras sociales, pérdida del sentido  del ridículo y aceptación de las nuevas normas.

El Programa MUS-E en Andalucía se desarrolla bajo la dirección de la Fundación Yehudi Menuhin España y gracias a la colaboración de ésta con el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ,con el Ministerio de Educación y Formación Profesional y con la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación y con la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía

Buscador

Últimas Noticias

Taller realizado por María Martul, durante el curso 2021-2022, que ahora recordamos para refrescar

Próximos eventos

¡No hay eventos!

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz