‘Artistas contra el coronavirus’: ‘Escrito para cuadro de zapatillas de punta’, por Pedro Cruz

 

Pedro Cruz, bailarín , coreógrafo y  artista MUS-E , nos comparte una reflexión  sobre la Danza Clásica. En unos momentos en que, con la COVID-19, todos nos sentimos como de puntillas, sin poder pisar fuertes y con sentido por la vida, como si estuviéramos de prestados en espacios encerrados; como si estuviéramos entre telas metálicas que nos atan, como las medidas sanitarias.

Queremos compartirlo, porque como en una bailarina cuando trabaja y se esfuerza y consigue ponerse de puntillas, todo ese dolor todo ese esfuerzo se ve al final en la obra acabada en la danza. El dolor de hoy las situaciones de angustia será parte de las Danzas que juntos compartiremos.

No caigamos en el  desánimo y trabajemos juntos.  La vida se comprende mirando hacia atrás, pero solo puede ser vivida mirando adelante; ese futuro nos ha de guiar, no dejemos nunca de soñar, de danzar.

‘Escrito para cuadro de zapatillas de punta’, por Pedro Cruz

«Y ella, la señora de todas las danzas, la más estirada, la más encorsetada, la que dice ser la más bella, la que todo lo ve desde lo más alto porque anda de puntillas, la que no permite a quien ha osado entrar en su mundo un ápice de reflejo de dolor en su rostro si no más bien todo lo contrario, un rictus eterno de sonrisa serena y ojos de cristal. Ella, también ha llorado y se ha sentido encerrada en un celda que aprieta más que su propio corsé y ha padecido por todos aquellos y aquellas que después de osar entrar en su mundo la disfrutan y la llevan como bandera de una manera de vivir, de disfrutar, de ser casi eternos como ella, de intentar alcanzar sin ni tan siquiera rozarla la belleza esférica que la hace inalcanzable. Ella mira ahora a ese “otro lado” que siempre tiene la danza clásica. Ella ha visto sus preciosos tules, sus maravillosas gasas convertidas en tela metálica que han oprimido, como si de un campo de concentración se tratase, al mundo, también a su mundo, a su gente que ha osado ser parte de ella.

»Hoy esas zapatillas que la hacen verlo todo desde lo más alto se tiñen de rojo por fuera, esta vez no por dentro, por sufrir lo ajeno, por querer ahondar como lo hace la danza contemporánea en lo más profundo del sentimiento buscando otra belleza, como lo hace el “quejio” del baile flamenco en una Soleá manifestando el llanto que todos tenemos en el sentimiento.

»Hoy la señora de todas las danzas quiere y debe romper esa tela metálica que la oprime y salir para crear la belleza, su belleza. Quiere y debe volver a envolverse en sus tules y sus gasas para hacer disfrutar a quien la admira, para hacer olvidar o al menos intentarlo, tanto dolor pasado (y esperemos que no por venir) que oprime más, mucho más que su corsé».

MUS-E en Extremadura se desarrolla a través de la FYME,  del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales y de la Consejería de Educación y de Empleo de la Junta de Extremadura.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

¡No hay eventos!

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz