Acto de entrega de los cuadros de Sofía Gandarias sobre María Casares, en el centro Ágora de A Coruña

Este miércoles 9 de noviembre, el Ayuntamiento de A Coruña inauguró en el espacio cultural Ágora la exposición de la  serie ‘El Espectador’ que la pintora vasca Sofía Gandariasquien fuera Patrona de la Fundación Yehudi Menuhin España, dedicó a María Casares y Albert Camus.

El acto, organizado por la Concejalía de Educación y Memoria Histórica y Área de Cultura del Ayuntamiento de A Coruña contó con la presencia de la alcaldesa del consistorio, Dña. Inés Rey García. Junto a ella, Enrique Barón, presidente de la Fundación Yehudi Menuhin España y viudo de Dña. Sofía Gandarias, autora de los cuadros donados.  Además, también estuvo presente alumnado del IES Rafael Dieste, centro del Programa MUS-E en A Coruña y una amplia representación de las letras y la cultura gallegas.

Durante el acto, el presidente realizó un emotivo discurso sobre la relación de la artista con María Casares, la ciudad de A Coruña y las mujeres gallegas.

Deseo, ante todo, agradecer a Dª Inés Rey, Alcaldesa de A Coruña, su decisión de culminar el proceso de donación de la serie ‘El Espectador’, dedicada a la gran María Casares que inició su antecesor Javier Losada. Proceso que inició la autora, mi añorada esposa la pintora Sofía Gandarias, y que nuestro hijo Alejandro y yo hemos continuado cumpliendo con su voluntad. Como ella decía “Cada cuadro debe estar en su sitio“”, arrancó su discurso Enrique Barón.

Dejemos hablar a la artista,  Sofía Gandarias, al presentar la serie en la Embajada francesa en España con motivo de la imposición de la Legión de Honor: ‘Sus protagonistas son dos grandes de la cultura, María Casares y Albert Camus, que tras su paseo en bicicleta por el París ocupado de 1944, vivieron una gran historia de amor, diálogo y pasión, (reflejada por una correspondencia que ha publicado Catherine Camus)’.

María Casares es un bello ejemplo de lo que puede hacer el arte en una persona que desde
que tuvo que irse de su Galicia y de España ‘vivió siempre en estado de urgencia’ como ella misma dijo. Gracias a su vocación artística, en la guerra y el éxodo aprendió e interiorizó el francés y triunfó en el teatro, la radio y el cine. Sus memorias se llaman de modo expresivo “residente privilegiada”, que era el carnet que recibió de la República francesa“, prosiguió Enrique Barón, quien aludió a su época como diputado de las Cortes españolas así como presidente del Parlamento Europeo para reflejar los importantes pasos que se dieron entonces para la reconciliación entre los pueblos.

Esta inauguración en la que el Ayuntamiento de A Coruña honra a dos ilustres hijos suyos se inscribe en este proceso. Es un acto artístico y a la vez simbólico en el que nos podemos ver representados por una gran mujer y excelsa artista que cuidó hasta el final al coruñés que era el Gobernante democrático de España al comienzo de nuestra guerra civil. Gracias a María Casares somos todos y todas espectadores y residentes privilegiados”.

Posteriormente, la alcaldesa de la ciudad en su intervención, hizo referencia a la labor del programa MUS-E en la ciudad y su importancia en la construcción de la cultura y la memoria de la ciudad.

Para cerrar el acto, la alcaldesa agradeció en nombre de la ciudad a Enrique Barón la donación de la serie.

La colección que se va a mostrar consta de tres cuadros: ‘El espectador II’ y ‘María Casares’, donados en 2011, y un tercer cuadro, ‘En bicicleta’, donado en 2022.

Sobre María Casares

La actriz coruñesa María Casares era hija de Santiago Casares Quiroga,  presidente del Gobierno de España en julio de 1936, en el momento de la sublevación militar.

La Guerra Civil convirtió a María Casares en una exiliada con 14 años. “Mi patria es el teatro y mi país de origen, la España refugiada”, diría.  En Francia,  la ‘residente privilegiada’ (título de su  tarjeta de residente  y de sus memorias), dominó  la lengua y entró en el  Conservatoire.  Exiliada, huérfana y sola en la veintena,   consiguió convertirse en la gran dama  del teatro francés en la Comédie Française,  además de triunfar en el cine.

Hay dos personas en la vida que me educaron profundamente: mi padre y Albert Camus”,  decía María Casares. Camus una figura esencial de las letras francesas  de la literatura europea del siglo XX.

Ambos se conocieron  en marzo de 1944 y el ‘couple hispanique’ vivió un romance apasionado.  La hija del escritor, Catherine Camus, ha publicado su  correspondencia. “Gracias a los dos, sus cartas hacen que la tierra sea más vasta, el espacio más luminoso, el aire más ligero, simplemente porque han existido”, escribe en el prólogo. En las 856 misivas hay amor, pasión, complicidad y erotismo.  La muerte de Camus en enero de 1960 supuso un mazazo para Casares.

Después, asumió el desafío de hacer teatro en su lengua materna en Argentina. Para la España exiliada, la actriz era mucho más que un símbolo. Bajo la dirección de Margarita Xirgu representó Yerma en Buenos Aires. En 1976 regresó a España con la obra El adefesio, de Rafael Alberti. María deslumbró, pero el montaje no acabó de ganarse el favor del público.  Enferma, suspendió la gira. Un final amargo para el esperado regreso.

Se sucedieron los homenajes y condecoraciones: el Premio Molière, la Legión de Honor, en Francia. En España, aunque tardío, el reconocimiento llegó con la Medalla al Mérito de Bellas Artes y la Medalla Castelao en 1988. En 1996, la actriz aceptó que los premios de teatro en Galicia llevaran su nombre, pero no pudo asistir a la primera edición.

Impacto en prensa de María Casares, por Gandarias

Sobre Sofía Gandarias

Sofía Gandarias (Patrona de nuestra Fundación), dedicó su vida a la pintura  desde su compromiso personal , plasmó a lo largo de su carrera a figuras como Primo Levi, Albert Camus, Jorge Semprún, María Casares, Augusto Roa Bastos, Carlos Fuentes o José Saramago, obras que, como dijo este último, eran “mucho más que retratos“, eran “las luces y las sombras de su mundo interior”. Sofía retrató la historia reciente a través de interpretaciones pictóricas de la obra de grandes escritores y pensadores que lucharon contra la guerra y la violencia y llevó su estilo, entre el neoexpresionismo y el simbolismo-surrealismo, a numerosas galerías europeas. Recibió a lo largo de su extensa trayectoria diferentes menciones, como la Orden de Caballero de las Letras y las Artes francesas y  la Medalla de Honor de la Legión Francesa.  WWW.GANDARIAS.ES

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz