Solidaridad con le educación femenina desde el CEE Santa Rosa de Lima de Málaga

 

En España tenemos un dicho popular que, como todos, esconden una gran verdad y describen una realidad sociológica. Ese dicho es: no hay más ciego que el que no quiere ver. Y sirve para muchas circunstancias.

En primer lugar porque muchas veces somos incapaces de romper nuestros propios esquemas mentales. Cuando hablamos de solidaridad, ocurre con frecuencia que “asumimos” ciertos compartimentos estancos como, por ejemplo, que las personas con diversidad funcional son receptivas de nuestra solidaridad porque no pueden valerse solos.

Primera ceguera.

En el mundo se dan circunstancias que no son amables. Que rompen los esquemas de nuestras vidas de primer mundo y nos hacen descubrir que los valores que damos por sentados, muchas veces no existen fuera de en nuestras fronteras. Pero esas son realidades que nos incomodan y, a veces, preferimos obviarlas, porque lo que no se ve, no existe.

Segunda ceguera.

Pese a que vivimos en un mundo bastante desarrollado e igualitario, hay grupos sociales que son permanentemente violentados en sus derechos, pero asumimos que eso no puede ser o, lo que es peor, se niega la evidencia con tozudez irracional.

Tercera ceguera.

Pero a veces hay personas y circunstancias que nos abren los ojos de golpe y la información nos llega de una vez dándonos una lucidez increíble. Esa es la historia que os traemos hoy.

Y es que los alumnos de Educación Especial del CEE Santa Rosa de Lima en Málaga nos han demostrado que las personas con discapacidad no sólo tienen capacidades diferentes sino que, además, tampoco son únicamente receptoras de solidaridad, sino que pueden darla ya que los han desarrollado un proyecto solidario en colaboración con Amnistía Internacional.

Y es que los chicos y chicas de este centro descubrieron que. Más allá de sus problemas y dificultades, tenían un centro que les ayudaba y les daba las herramientas para mejorar. Porque la educación es una de esas herramientas que nos permiten evolucionar, mejorar y superarnos. Sin embargo, supieron que en Afganistán se prohíbe el acceso a la educación a las niñas. No a los niños. Sólo a las niñas.

Y se indignaron.

Y pensaron como podían ayudar.

Y se pusieron a trabajar.

Así surgió el proyecto solidario consistente en elaborar murales y postales dirigidas a niñas afganas a través de Amnistía Internacional para mostrarles su apoyo y animarlas a que sigan luchando por sus derechos. Porque lo que damos por sentado aquí, no lo es en otras partes del mundo.

Y cualquier apoyo, por pequeño que parezca, puede marcar una diferencia.

El CEE Santa Rosa de Lima lo sabe bien, lo experimenta a diario, por eso han querido devolver parte de lo que reciben y darlo a otras personas que necesitan ese empujón.

Por ellas, de todos ellos y ellas.

Este proyecto solidario es posible gracias a la colaboración la Consejería de Desarrollo Educativo y Formación Profesional, la Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad de la Junta de Andalucía, el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 a través de su convocatoria del 0,7%.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

¡No hay eventos!

#ViolinesPorLaPaz

Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Envía tu violín por la Paz