Experimentamos con polígonos expresivos en el CEIP Manuel Azaña de Madrid

Trabajar en equipo y colaborar con los compañeros de clase puede tener un impacto positivo en el aprendizaje. El compañerismo fomenta la creación de lazos afectivos entre los estudiantes. En la clase, los compañeros pueden ofrecer apoyo emocional durante momentos de estrés académico, dificultades personales o situaciones desafiantes. La solidaridad entre compañeros ayuda a crear un ambiente de apoyo y comprensión mutua.

Para estrechar los lazos entre ellos, los alumnos y alumnas de 5º y 6º de primario del CEIP Manuel Azaña, en Alcalá de Henares, han disfrutado de una sesión impartida por la artista colaboradora de la metodología MUS-E, Inma Haro, a la cual ha llamado “Polígonos expresivos”.

La actividad consistía en primero dibujar una serie de polígonos en el suelo de la sala. A partir de estas formas, se realizaron varias actividades y juegos que se basaban en el movimiento del cuerpo y el compañerismo.

 

Formular deseos en voz alta, conseguir bailar todos y todas en un mismo polígono, dirigir un grupo de personas y dar soporte a los compañeros son solo unas pocas de las cosas que realizaron, y que con un poco de imaginación y creatividad idearon. Las posibilidades son infinitas.

El Programa en Madrid es posible gracias a la colaboración con la Consejería de Educación, Universidades Ciencia y Portavocía de la Comunidad de Madrid y la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad de la Comunidad de Madrid. Además han participado y colaborado también la Comunidad de Madrid mediante la subvención del 0,7% del IRPF y el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 a través de su convocatoria del 0,7%.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

¡No hay eventos!

#ViolinesPorLaPaz

Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Envía tu violín por la Paz