CEE Proa: desde la Danza y el Yoga hacemos más llevadera la nueva normalidad

 

Este año, en el CEE PROA de Extremadura, se ha estado trabajando conjuntamente entre el artista José Ignacio Méndez y Verónica Rodríguez para intentar hacer más llevadera la ‘nueva normalidad’ impuesta desde la aparición de la Covid-19.

Los alumnos/as de este centro de Educación Especial dependiente de la Consejería de Educación de Extremadura tienen muy asumido que hay determinadas pautas como abrazos, besos y caricias, que han de ser limitados. Pero ello no implica que el afecto y el calor humano estén presentes en el aula. Por ello, desde el momento que se empezaron a diseñar las sesiones y la programación, pusimos especial énfasis en desarrollar la afectividad, la confianza y la afectividad, dentro de las medidas establecidas”, apuntan desde el CEE Proa

Por esta razón nuestras dinámicas tanto de Danza, como de Yoga, se han usado para intentar aliviar el momento en el que vivimos y, que en ocasiones para estos niños es incomprensible. Aunque si bien es cierto seguimos trabajando sobre el mismo mantra: “no existen los límites, los superamos”.

Foto 1

En esta primera foto, vemos un grupo de nuestros participantes en una sesión de yoga. Es una sesión propiamente dicha, pues tienen saludos al sol, asanas, etc. En ella se puede observar donde cada uno de los participantes asume que cada cuerpo es distinto, pero no por ello vamos a dejar de disfrutar de las sesiones, estés en silla de ruedas, o tu discapacidad sea auditiva. Se trata de aprender, disfrutar y compartir. Y como nuestra asana del árbol nos enseña (que es la que se muestra en la foto), es importante enraizarnos bien como equipo para crecer fuertes.

Foto 2, foto 3 y foto 4

Emilio, es un niño diagnosticado con hemiparesia derecha, epilepsia y una deficiencia psíquica con un 75% de discapacidad reconocida. En un principio, Emilio acompañaba a sus compañeros a las sesiones, pues disfrutaba ver a sus amigos de aula moverse, y disfrutaba con la música. Es un niño que debido a su dictamen corporal tiene muy reducida la capacidad motora, e incluso tiene miedo a caerse. Por esta razón, Emilio disfrutaba observando desde la comodidad y la seguridad que le otorgaba una silla (foto 2).

Pero viendo que poco a poco, se le veía muy entusiasmado, los artistas decidimos ir un paso más allá. La foto muestra el día en el que Emilio, dejó atrás su silla y decidió probar a hacer las sesiones como cualquier otro participante (foto 3), con ayuda claro está de los artistas. La foto 4 capta perfectamente el entusiasmo, y felicidad del momento.

Foto 5

Y como no hay nada que nuestros chicos y chicas no puedan hacer. Se realizó una sesión de ballet propiamente dicha. Todos disfrutan aprendiendo cosas nuevas, y son siempre muy receptivos a abrirse a nuevos mundos. A nuestros campeones no hay nada que les vaya a frenar, y como se ve en la foto, se deleitan dejándose llevar por la música clásica y descubriendo distintos estilos de danza.

Estas actividades han sido posibles por el trabajo de la FYME, del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales y de la Consejería de Educación y de Empleo de la Junta de Extremadura.

Buscador

Últimas Noticias

Próximos eventos

#ViolinesPorLaPaz

Anterior
Siguiente

Envía tu violín por la Paz